El TUVCH participa en proceso de reconstrucción social de la vivienda

 

Luego de los sismos del 19 de septiembre de 2017, la comunidad universitaria del Tecnológico Universitario del Valle de Chalco en su conjunto (estudiantes, docentes y personal administrativo) volcó su atención y solidaridad hacia las localidades aledañas al volcán Popocatépetl más afectadas.

En un primer momento, el TUVCH participó atendiendo la emergencia, en labores de retiro de escombros y entrega de víveres, con 83 estudiantes voluntarios. Pero luego inició un proceso de investigación-acción participativa que perdura hasta la fecha, sumándose al esfuerzo de las localidades por recuperar sus viviendas.

Una de las localidades en las que el TUVCH mantiene su presencia es la de Santiago Mamalhuazuca, en el municipio de Ozumba, Estado de México.

Mediante un censo levantado por el TUVCH se pudieron obtener cifras que mostraron la dimensión de los daños en esa localidad: 38 familias con viviendas consideradas como pérdida total, 28 familias con pérdida parcial no habitable, y más de 80 familias con viviendas habitables, pero con afectaciones severas.

El censo arrojó también que ninguna de las familias afectadas recibió algún tipo de atención por parte de la autoridad federal, estatal o municipal. Allí no hubo declaratoria de emergencia.

Frente a este hecho, el TUVCH, en alianza con la Universidad Iberoamericana a través de Compromiso Social Ibero, la parroquia de la localidad y Ambulante A.C., realizaron acciones de recaudación de fondos para la reconstrucción de las viviendas, pero al mismo tiempo comenzaron a impulsar un proceso organizativo en la comunidad. Como fruto de lo anterior, se conformó un Consejo de Barrios, donde están representados todos los pobladores.

Para estas instituciones, a quienes luego se sumó el Centro Operacional de Vivienda y Poblamiento, A. C., lo importante no era entregar recursos a los damnificados, sino acompañar un proceso de recuperación del tejido social y de reconstrucción social de vivienda.

Luego de un largo camino, hoy en día están en curso 17 acciones de reconstrucción social en aquellas viviendas que la propia comunidad seleccionó, en función de sus necesidades.

Gracias al trabajo conjunto de los afectados, de la parroquia, de las distintas asociaciones civiles, de los estudiantes y docentes del TUVCH, quienes han donado tiempo y recursos, se han venido fortaleciendo los lazos comunitarios y se ha dotado a la localidad de capacidades técnicas y organizativas para el levantamiento de diagnósticos de daños y la gestión de proyectos de reconstrucción de las viviendas afectadas.

En la misión del TUVCH está contenida la idea de que la formación que ofrece está orientada a la promoción de la justicia. Su participación en el proceso de reconstrucción en Santiago Mamalhuazuca da testimonio de ello.